Expo Arte +30 Latinoamérica: Artista Olga Lucía Montoya

Ganadores 2022

OLGA LUCÍA MONTOYA

Artista Plástica

Entrevista por @tamarabruzoni


Olga Lucía Montoya - El revés de una vida que transcurre entre las obligaciones y las vicisitudes de la vida cotidiana se encuentra muy cercano a sorpresas y oportunidades que esperan “a la vuelta de la esquina”. La artista colombiana en fotografía distingue en su vida dos etapas muy concretas en las cuales el agua divisoria fue su apertura con arte ligado a la fotografía de micromundos explorados con lentes macro.

• Fotografía: "IR11" | Olga Lucía Montoya | 90X68cm| Valor: USD 240 dólares americanos | Disponible en diferentes formatos

¿Cómo se ha articulado esa vida a la que llamas normal con el arte de la fotografía?

En los viajes de trabajo en pareja yo siempre fui la aficionada a tomar fotos. Siempre disfruté de hacerlo, y era una manera de entretener mis ratos de soledad en medio de las reuniones que estaban ya planificadas. Podían pasar horas enteras sin que me percatara del tiempo.

Mi esposo Germán Madrid observaba mi trabajo y siempre me halagaba algunas de las mejores fotografías. Yo siempre recibía sus comentarios como una forma cariñosa de quien a uno lo quiere, pero no había pensado en la fotografía como algo serio. A medida que pasaba el tiempo y las fotografías seguían… ¡Se fue ampliando el público y también los buenos comentarios!


• Fotografía: "TP26" | Olga Lucía Montoya | 90X50cm| Valor: USD 410 dólares americanos | Disponible en diferentes formatos

Como consecuencia de esos comentarios, él se transformó en mi manager cuando me propuso hacer las cosas bien. Buscamos entonces una opinión crítica de profesionales tanto de la fotografía artística como de la fotografía comercial y de curadores de arte. Claramente, el perfil artístico de las fotografías era lo que más llamaba la atención. Con gran entusiasmo por la bienvenida positiva de la crítica fue que decidimos comenzar a armar el proyecto.

✪ Según los artistas, uno de los momentos más difíciles es abrirse espacio y darse a conocer. ¿Cómo fueron esos primeros pasos para tus fotografías?

Bien. Una vez tomada la decisión, el proceso del armado del proyecto en sí fue muy gratificante. Pero, es verdad que al cruzar el umbral uno se encuentra con diferentes obstáculos a sortear.


En mi caso, mi edad fue uno de ellos. Los espacios de “nuevos talentos” suelen estar asociados a personas jóvenes. Otro obstáculo fue la condición de género femenino que, en ciertos ámbitos, sigue estando relegado. Fue muy difícil entrar. Sumado a ello, mi formación es empírica y no poseía trayectoria de exposiciones anteriores.

¿Dónde fue que encontraste tu primera puerta abierta a exponer?

Mi primera exposición fue en forma virtual con Garcés Gallery en Empoder-Arte. Por suerte, las alternativas contemporáneas tienen oportunidades que antes no existían. A partir de allí he tenido una trayectoria muy linda. Llevo un total de ocho exposiciones en los últimos dos años, que contra todo pronóstico inicial son un éxito. Han sido fascinantes. Imagina que al inicio tomaba las fotos con un celular. Voy a hablar en plural porque fue un proceso en el cual mi esposo Germán y yo hemos sido un equipo. Cuando iniciamos el proyecto no sabíamos dónde imprimir, o qué tipo de papel se debería usar. Realizamos una profunda investigación para conocer las opciones disponibles. En el camino te encuentras con personas dispuestas a ayudar, pero no en todos los casos es así. Para lograr mejores resultados elegimos hacer una inversión inicial con la mejor calidad de material de soporte físico. Andrés Garcés, es un ángel para mí. Ha sido especial en la asesoría y en la información compartida que me ayudó a crecer y desarrollar mi composición final.

¿Cuál resultó ser la primera exposición presencial de tus obras?

La primera experiencia fue maravillosa. Se trató de la conmemoración de los 500 años de Leonardo Da Vinci llevada acabo por la Universidad Pontificia Bolivariana de Medellín. Fue una exposición con artistas muy reconocidos, y yo estrenando. El trabajo de la curadora fue muy interesante, porque para la exposición no se basó solo en el arte de Leonardo, sino en todas las contribuciones que hizo con sus invenciones. Por ejemplo, para dar cuenta de las contribuciones con el elemento “agua” y los acueductos, mis fotos que contenían imágenes con agua ilustraron esa sección.

Lo curioso, fue todo lo que sucedió antes de llegar a la exposición. Yo la conocía solo por referencias y por su programa de radio Ciudad del Solar. Siempre escuchaba sus programas con un discurso fantástico y un léxico muy especializado sobre arte que no era para cualquiera.

Germán tomó la delantera comunicándose con ella para invitarla a ver mi trabajo y dar su opinión. Ella trabajaba en la Universidad Pontificia y teníamos conocidos en común que hicieron las veces de referencia.

"Cuando nos encontramos, yo preparé impresiones en gran tamaño y otras más pequeñas. Al verlas comentó:

“Wow, por fin una niña que no está haciendo la temática del bodegón y la manzana!”

¿Cuáles fueron los aportes que recibiste de la Arquitecta y Curadora de Arte, Lucrecia Piedrahíta Orrego?

Bien. Aquel mismo día, la Arq. Lucrecia se ofreció a ser la curadora de mi obra. Me dio algunas clases para poder optimizar mi exploración con los materiales y recibí de ella una tarea especial. Me enseñó a ver el arte desde otro punto de vista, y cuando le entregué el pedido sumé algunas fotos adicionales por incentivo propio. Esos consejos fueron bienvenidos. Estaban relacionados en experimentos que incluían el reflejo de las luces y otros trabajos en blanco y negro.

¿Qué es el azar para vos?

Es algo que me llega con la suerte de encontrar algo que no se esperaba.

Hay una palabra hermosa que lo define: "serendipia".

(NDR: Circunstancia de encontrar por casualidad algo que no se buscaba.)

¡Y realmente se trata de ello! Es lo que hago. Yo elijo un material y no sé con qué me voy a encontrar hasta que lo investigo. Hasta ese momento mi búsqueda es azarosa. Cuando encuentro algo que me impacta, ahí es donde tomo la foto. Y así tal cual queda, sin ediciones. El azar me ayuda porque no estoy en búsqueda de un rayo misterioso. Me interesan las vistas no convencionales de los objetos cotidianos más insólitos, con el sentido insólito puesto como acento en la manera de observarlos.

• Fotografía: "AG04" | Olga Lucía Montoya | 90X60cm| Valor: USD 380 dólares americanos | Disponible en diferentes formatos

¿Qué rol juega el azar en las fotografías de tu obra? Me ha llamado la atención una de las fotos de la Expo Arte+Treinta de Garcés Gallery en la cual es visible una línea oblicua sobre la superficie del agua.

En líneas generales el azar es un elemento central en las fotografías. Cuando estoy con la cámara y veo algo que captura mi atención tomo la foto. Es decir, que no intervengo sobre el espacio y los elementos que existen. Las imágenes capturadas son obra de su existencia pura, sin ningún tipo de montaje o preparación previa. Tampoco hay una edición posterior más allá de algún recorte para encuadre. La naturaleza y el mundo se expresan de forma tal cual son. Podríamos decir que el azar participa activamente, pero siempre que haya algo que llame mi atención.


Trabajar con lentes macro ¿es una decisión tomada para tu obra?

El clic lo he tenido en el colegio, cuando siendo niña visitábamos el laboratorio. Para mí era fascinante tener la posibilidad de encontrarse con objetos que a simple vista no se ven. Piensa, por ejemplo, que encontrarme con una célula a través del microscopio y descubrir que es tan hermosa ¡es un hecho trascendental! Uno ve cosas divinas. Todas aquellas experiencias de la infancia me acompañaron, y fue una revelación descubrir el macro para las fotografías. ¡Entonces me dije, esto es para mí! En consecuencia, he usado el lente macro en la mayoría de mis trabajos.

¿Qué incidencia tiene la luz y la luminosidad en tu obra?

Para mí es muy importante la luz. Trabajo sobre todo con luz natural y con luz ambiente sobre todo porque mi trabajo no busca preparar escenarios o situaciones particulares. No suelo utilizar reflectores de fotografía o luz especializada. La luz natural, en diferentes momentos del día, siempre es mi predilecta.

¿Qué influencias han quedado de aquella tan feliz que nos has compartido con Garcés Gallery? ¿Qué no debería faltar en un hogar para que una infancia sea enriquecedora para los niños?

Yo soy hija de una familia muy numerosa. A veces es muy difícil para los padres de familias con muchos niños proveer el tiempo para detectar y cultivar las inclinaciones particulares de cada uno. Hoy en día, con la tendencia de familias de núcleo más reducido, quizás exista una posibilidad mayor de poder dedicar a cada uno de ellos una atención más plena. Creo que debería darse acceso a los niños a diversas herramientas que puedan darle otra visión del mundo desde un lenguaje diferente. Por ejemplo, la música y actividades que refuercen el sentido creativo para que puedan tener esa experiencia. Muchas veces, los niños desean hacer alguna actividad - por decir algo – tocar el piano. Hay que darle esa oportunidad al niño de enfrentarse a un piano. Si a fin de cuentas esa curiosidad no prospera, no entrar en pánico y acompañarlos en la búsqueda.

Para mí fue fundamental mi profesora y guía de grupo en la escuela primaria. Ella proponía actividades diferentes con teatro, danza y hasta formamos un grupo coral llamado Carolina Kennedy cuando ellos estaban en el apogeo de su actividad política en EEUU.

• Fotografía: • Fotografía: "PE011" | Olga Lucía Montoya | 90X68cm| Valor: USD 240 dólares americanos | Disponible en diferentes formatos

• Fotografía: • Fotografía: "TR14" | Olga Lucía Montoya | 90X50cm| Valor: USD 220 dólares americanos | Disponible en diferentes formatos

• Fotografía: • Fotografía: "PE011" | Olga Lucía Montoya | 90X68cm| Valor: USD 240 dólares americanos | Disponible en diferentes formatos


Podríamos decir que has sido irreverente con el mundo artístico. En algún sentido el arte te ha tomado para sí y te ha posicionado en lugares privilegiados para este exitoso inicio. ¿Te has planteado alguna meta?

Sin embargo, yo era tímida. No estaba en mis planes considerarme en el medio artístico. Hoy en día estoy más confiada porque tengo una buena aceptación del público y de la crítica. Para dar cuenta de ello, el Museo Maja de Jericó duró dos meses y viajamos todos los fines de semana para poder participar en forma presencial. Sentí la necesidad de estar con el público y ver qué sucedía con la exposición de mis fotografías. Había estado en exposiciones anteriores que no requerían contacto con el público, y se transformaban en visitas pasivas. Observé que las personas entraban a ver las obras y se hacían preguntas sin que hubiese alguien que pudiese responderles para enriquecer la experiencia. Dado que no se realizaban actividades con presencia de los artistas e interacción con el público, al ver los resultados, la Junta Directiva del Museo estaba fascinada. Yo siento que uno debe estar allí si le es posible.

¿Tenía tu exposición un texto curatorial?

Sí. Fue un trabajo con el curador del museo. Se plasmó muy bien la idea que planteé para ello. Fue un éxito porque deseaba poder hacer una exposición en mi ciudad natal, Jericó. Después de un año de presentar mi propuesta recibí el llamado, seguimos con la reunión, y ese mismo día se confirmó mi fecha de exposición. Fue significativa también porque el día de la inauguración el curador estuvo ausente -por temas personales -, y el director nos propone presentarnos a nosotros mismos y a nuestras obras ante la audiencia. Yo no soy una persona rebuscada para expresarme, y mucho menos para hablar de mí. Esas semanas fueron de desafío, prueba y aprendizaje puro. Fue para mí un despertar con toda la connotación de la palabra.

• Fotografía: Olga Lucía Montoya junto al director de ÉS Gallery Andrés Garcés en la apertura de la exposición Hacienda Castilla.

✪ ¿Te resultan más familiares los desafíos ahora?

Hay que seguir adelante y tomar los desafíos. Andrés Garcés ha sido un referente y un certero estímulo para las actividades virtuales que también se trasladan a las presenciales, y viceversa. Es importante también corresponder a las buenas personas que depositan su confianza en uno.


"A veces, los otros ven cosas con otros filtros y podemos sorprendernos a nosotros mismos. Puede sonar trillado, pero, las cosas llegan a uno en el momento en que deben llegar." Olga Lucía Montoya


Información para adquisición de obras fotográficas


  •  NOTA 1. Las medidas son las netas de la imagen.


  • NOTA 2. El precio incluye un paspartú blanco (no impreso), de 5 cm de ancho, alrededor de la imagen, por lo cual la medida del papel de cada obra es 10 cm mayor en cada dirección; para que sea apta para cualquier tipo de enmarcado.


  • NOTA 3. Al precio indicado, se le debe agregar el valor del envío por correo certificado, a la ciudad donde determine el comprador, que se debe calcular antes de realizar la compra.



Premiación de obras de Olga Lucía Montoya en Expo Arte+30 Latinoamérica

Invítale un café a Tamara!

  • ATENCIÓN! Además de su pasión por el arte, los autores aquí presentes son amantes del café. Sus propuestas publicadas son ad honorem, pero si te ha gustado su trabajo tienes la opción de invitarlo con un café desde el enlace que encontrarás al final de cada artículo. También, agradecerán que difundas sus trabajos en tus redes sociales o que lo recomiendes para trabajos independientes con artistas que lo necesiten ♥


Invita un café a @tamarabruzoni haciendo click aquí:

Desde Argentina - Mercado Pago - : Click aquí

Desde otro país - Paypal - : Click aquí


Leer artículos sobre arte en TP&GO! Magazine Digital

La crítica de arte es una de las formas de curaduría

(y viceversa) por @tamarabruzoni

Crítica y Curaduría de Arte

Reseñas y más...